Protégete del Herpes Zóster con Mivi

El dolor producido por el herpes zóster, también conocido como neuralgia postherpética, es una condición dolorosa que puede persistir después de la desaparición de las lesiones cutáneas producidas por el herpes zóster.

Cualquier persona que haya tenido varicela puede desarrollar un Herpes Zóster, sin importarla edad. Sin embargo, a medida que envejecemos, las células del sistema inmunológico se debilitan, incrementando el riesgo de contraer la enfermedad.

Se estima que 1 de cada 3 personas de entre 50 y 90 años desarrollará un Herpes Zóster a lo largo de su vida, y que el riesgo de padecer la enfermedad aumenta significativamente apartir de los 50 años.

Síntomas

Generalmente los primeros síntomas del Herpes Zóster son picazón, dolor, hormigueo, sensación molesta o sensibilidad al tacto normalmente en el tórax, o en la cara. Tras los primeros días, comienza la fase aguda de la enfermedad, en la que aparece la erupción cutánea, con ampollas en las zonas afectadas, acompañadas de un dolor punzante. Al cabo de unos 10 días, las vesículas se convierten en costras que, normalmente, duran entre 2 y 4 semanas.

Prevención

Existe una vacuna indicada para la prevención del Herpes Zóster y de su principal complicación, la Neuralgia Postherpética, en:
• Adultos inmunocompetentes mayores de 50 años.
• Adultos mayores de 18 años en situación de inmunocompromiso.

Tratamiento

Existen medicamentos antivirales disponibles para tratar el Herpes Zóster. Estos fármacos ayudan a reducirla duración y gravedad de la enfermedad, pero para lograr su eficacia, es crucial iniciar el tratamiento tan pronto como sea posible después de la aparición de la erupción. Los analgésicos pueden proporcionar alivio del dolor, mientras que compresas húmedas y cremas recomendadas pueden ayudar a calmar la picazón. Las personas que experimenten síntomas de Herpes Zóster o sospechen de su presencia deben consultar a su médico lo antes posible.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Aunque la mayoría de las personas se recupera completamente, algunas pueden experimentar complicaciones mayores. La complicación más frecuente es la Neuralgia Postherpética (NPH), un dolor nervioso que continúa después de que la erupción ha sanado. La NPH puede durar de tres a seis meses, e incluso persistir por más tiempo. Es más común y grave en personas mayores que en personas más jóvenes. Después de los 50 años, hasta un 30% de los pacientes con Herpes Zóster desarrollarán Neuralgia Postherpética.

OTRAS COMPLICACIONES

  • Alteraciones en la piel: cicatrices o cambios en la pigmentación tras la recuperación de la erupción.
  • Infección secundaria de la erupción de culebrilla.
  • Herpes Zóster Oftálmico: cuando el virus afecta al nervio facial.
  • Complicaciones del sistema nervioso periférico y central.
  • Complicaciones cardiovasculares.
  • Impacto adverso en la calidad de vida.
complicaciones herpes zoster

Qué necesitas saber sobre el Herpes Zóster

No es contagioso

No se transmite de una persona a otra. Para prevenir la propagación del VVZ, se aconseja mantener el sarpullido cubierto y evitar el contacto directo con personas con el sistema inmunitario comprometido, mujeres embarazadas y bebés prematuros que nunca hayan tenido varicela o que no estén vacunados contra ella.

evolucion

Su evolución

La fase aguda del Herpes Zóster dura entre 2 y 4 semanas. Aunque esta enfermedad tiene una baja tasa de mortalidad, puede llevar a complicaciones, siendo la más común la Neuralgia Postherpética.

mortalidad

Baja mortalidad

El Herpes Zóster tiene una tasa de mortalidad baja, pero sus complicaciones, en particular la Neuralgia Postherpética, pueden causar discapacidad y afectar la calidad de vida de los afectados. El dolor resultante puede interferir con el sueño, el estado de ánimo, el trabajo y las actividades cotidianas, lo que conlleva un impacto negativo en la calidad de vida y puede provocar aislamiento social y depresión.

Se puede prevenir

El Herpes Zóster y la Neuralgia Postherpética se pueden prevenir mediante la vacunación.
Si tienes más de 50 años o más de 18 y un sistema inmune deprimido, puedes vacunarte y evitar la enfermedad. Pregúntanos sobre las opciones de prevención y nosotros te aconsejaremos.

    Compañías aseguradoras

    Consulte en su centro MIVI los conciertos con las aseguradoras